Menudo susto!


Compártelo!

Un hombre pequeño va en un ascensor. El ascensor se detiene en una planta y entra un tremendo negro. Éste mira al hombrecillo y ofreciéndole la mano, le dice:

– 2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante La puerta.

El hombrecillo se desmaya y el hombre negro, sorprendido, le levanta y le despierta abofeteándole. Entonces le pregunta:

– ¿Tienes algún problema? A lo que el hombrecillo le contesta:

– ¿Podría repetir despacio lo que ha dicho? El negro le mira desde arriba y le vuelve a decir:

– 2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante Lapuerta.

Entonces ve que el hombrecillo da un respiro y dice:

– Gracias Dios mío, pensé que había dicho “Date la vuelta”.

Publicando en la ruta