Menudo susto!


Compártelo!

Un hombre pequeño va en un ascensor. El ascensor se detiene en una planta y entra un tremendo negro. Éste mira al hombrecillo y ofreciéndole la mano, le dice:

– 2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante La puerta.

El hombrecillo se desmaya y el hombre negro, sorprendido, le levanta y le despierta abofeteándole. Entonces le pregunta:

– ¿Tienes algún problema? A lo que el hombrecillo le contesta:

– ¿Podría repetir despacio lo que ha dicho? El negro le mira desde arriba y le vuelve a decir:

– 2,10 metros, 125 kilos, un pene de 30 cms, dos testículos de 200 gramos cada uno. Cubano. Mi nombre es Dante Lapuerta.

Entonces ve que el hombrecillo da un respiro y dice:

– Gracias Dios mío, pensé que había dicho «Date la vuelta».

Publicando en la ruta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *