La montaña vencida


Compártelo!

Madrid, situado en el centro geográfico de la península, es el punto de partida y llegada de toda la red española de carreteras radiales. El abastecimiento de la gran urbe, de dos millones y medio de habitantes, se efectúa principalmente por estas vías de superficie y, en mayor volumen aún, por las carreteras del norte de España, pero se interpone un gran obstáculo, la Sierra con sus tres gargantas, Guadarrama, Navacerrada y Somosierra, que no siempre se encuentran abiertas al ingente tráfico. Por el alto de los leones circulan diariamente 3.000 vehículos, de los cuales, más de un millar son camiones.

La roca procedente necesaria para fabricar la grava y el hormigón, sale de la excavación del túnel, que comienzan simultáneamente en la parte norte y sur en octubre de 1961. Han sido necesarios hacer desmontes de 300.000 m³ y terraplenes de 450.000.

25 martillos perforadores en total, manuales eso sí, propios de estas épocas, y en tres plantas con un cambio móvil en las que se han utilizado 350 toneladas de dinamita y 1.100 detonaciones, para llegar al 4 de mayo del 63 en el que por fin se encuentran las brigadas norte y sur.

El ahorro considerable que supondrá a partir de la construcción de este túnel se representa en la diferencia entre los 9,150 km de la carrera de superficie y los 2,760 del túnel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *