¿Cómo llegan vivos a edad de jubilación?


Compártelo!

Un fulano (@sorroes, uno de nuestro gremio, macho) se quejaba hace 10 minutos de no poder acceder a un supermercado en la Junquera sin mascarilla. Ya ni hablemos de que, a la entrada, hay un dispensador de hidrogel al que ni se ha acercado. El desinfectante es para mortales, oiga.

La chica de la caja, muy amablemente, le ha ofrecido una quirúrgica por 0,96€ que, oye, mejor que nada y, total, por un eurillo pues ya llevas mascarilla… Que en los almacenes están obligando a llevarla, demonios. Píllatela de una vez ya, Mister Ruidoso, y no nos canses.

«¿Que te tengo que dar 96 céntimos por una p_ mascarilla de m_? ¡Y una m_ pa’ ti y pa tu jefe!» (ya ves tú qué culpa tendrá la chavala para andar gritándole, el clásico valiente de «huevos pelaos»), y sale de la tienda indignado, se fija en mi y dice «¡que me la quieren cobrar!»

A todo esto, yo con guantes, el pelo recogido bajo la gorra, las gafas de sol, una máscara de las tochas… y no se porqué leches se viene hacia a mi, y sin guardar distancia, a desahogarse. En serio, tíos, ¿tengo cara de confesor franciscano o algo por el estilo?

Como conozco a este tipo de personajes, he pasado de intentar explicarle que, por su salud y la de los demás, debería llevar una.
Cuando se ha hartado de despotricar contra todo bicho viviente, se ha metido en el bar-estanco de justo al lado y se ha apalancado en la barra.

La chavala le ha dicho tres veces, mientras le ha puesto 2 cervezas (las cuales se ha bebido casi del tirón), que no podía tomarlas en la barra y se la ha sudado bien duro… Y esperad que no acaba aquí la cosa, todo pastel tiene su guinda y este no iba a ser menos.

Entro al estanco, pido un café cortito y un cartón de West. En el tiempo de servirme la chica, este individuo se ha calzao una tercera cañita y, mientras yo me iba a la terraza y me tomaba allí el café, el menda se ha ido a echarle las vueltas… ¡A LA TRAGAPERRAS!
¡Toma y toma!

Y si os parece poco, tetes, cuando acabo el café y vuelvo a entrar para bajar hacia el aparcamiento, me coge del hombro y me suelta «oye, ¿Tú no tendrás alguna mascarilla de sobra pa’ dármela?»
@abrazosgratis si lees esto, hazlo sentado, porque me imagino tu reacción 

¿Qué he hecho yo? Decirle «menos cervezas, menos maquinita y menos gritos»… y ahí se ha quedado, dando gritos por supuesto.
LA GRAN PREGUNTA: ¿este tipo de personas cómo llegan vivos a edad de jubilación? Acojonante…  Así nos va

#FelizMiercoles #coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *