Propagandistas mamporreros de Uber y similares


images.duckduckgo.com

Sobre análisis simplistas y sostenibilidad
http://feedproxy.google.com/~r/ElBlogDeEnriqueDans/~3/G7XCG8V1D3Q/sobre-analisis-simplistas-y-sostenibilidad.html

Me gustaría contestarle a este geek que sigo, de una forma más vehemente pero después de ver su desconocimiento del mundo real y la sociedad en la que vive, tanto él como todos los demás, incluidos taxistas autónomos o empresarios transportistas de viajeros, voy a intentar imaginar su mundo o sociedad ideal, en la que cualquiera pueda llegar a este país y hacer lo que le venga en gana, país en el que rigen unas leyes (de ahí, lo de “estado de derecho”) para sus ciudadanos, ciudadanos que pueden ser clientes viajeros o emprendedores con ganas de prestar servicio de transporte y a los que se les exigen, por ese servicio, una serie de reglas, normativas, impuestos y demás. Pero vamos a imaginar que nos metemos en su casa, llamamos a unos amigos y hacemos la fiesta del siglo en su apartamento, pasamos una velada acojonan te pero, por supuesto, sin cumplir ni acatar norma alguna de convivencia. Seguro que estaría encantado este señor.

Menciona mucho en su artículo la sostenibilidad y este concepto, para que exista, debe haber unas reglas que lo regule y como mezcla el tocino con la velocidad en este artículo, tengo que decir que precisamente son esas reglas las que corrigen esas desviaciones de la sostenibilidad que Volkswagen, Uber y Cabify provocan.

el transporte de personas se ha convertido en algo completamente insostenible 

Este señor no sabe ni lo que es la sostenibilidad y, con el argumento de la evolución tecnológica y la defensa, en su mente, de estas empresas foráneas (que no pagan impuestos en los países donde se establecen), quiere hacernos a todos tontos e intenta decirnos que sería más sostenible para el medio ambiente 50 personas viajeras montadas en 10 coches de Uber o Blabacar que si se desplazaran en UN solo autobús. O que los atascos en las ciudades no existirían porque los viajeros, en vez de coger un taxi, que cumple con todas las normativas de seguridad, fiscal y profesional, contrataran un empleado de Uber con su turismo particular.

por anteponer sus fines empresariales, son capaces de poner en jaque elementos fundamentales de nuestro contrato social.

Lo que ya me rompe todos los esquemas mentales es lo de relacionar la sostenibilidad con lo del contrato social y anteponer a ello los fines empresariales, vamos, como si Uber y demás no los tuvieran, los fines empresariales, porque con lo del contrato social y la sostenibilidad, como vengo argumentando, ni lo tienen ni se le espera o ¿es que Google, por dar un servicio de indexación y búsqueda de contenido también es sostenible y tiene un contrato social?, ¿si no ganase muchísimo dinero con esa indexación y publicidad, seguiría siendo sostenible para sus accionistas y no rompería el contrato social? ¿Es que no son empresas Uber, Blabacar, Cabify y demás? ¿Donde pagan sus impuestos? ¿cumplen con las normativas establecidas de seguridad, responsabilidad y demás como si lo hacen taxistas y autobuses?

Esta gente tecnológica se cree o aspiran a vivir en un gobierno mundial con una globalización total donde todos serían iguales y tendrían las mismas oportunidades, utopías irrealizables de gente soñadora pero impropia de un articulista de influencia en medios de comunicación.

Debemos explicar para el que no esté al día de todo esto que las empresas de las que hablamos aquí son norteamericanas o extranjeras, Google, antes estaba establecida en España y pagaba sus impuestos correspondientes aquí y debía cumplir con las leyes, sobre todo, las relacionadas con la privacidad de los datos, de nuestro país, ahora y en virtud de las directivas europeas se ha establecido en Irlanda porque allí paga mucho menos de impuestos pero, sin embargo, comercia y acumula datos de todos los españoles y así con todos los ciudadanos de cualquier país de la UE. Ahora pensemos en que el TTIP está próximo a aprobarse y que después las compañías podrán denunciar a los estados y pedirles indemnizaciones millonarias por “tener el derecho” de infringir las legislaciones territoriales de cada país. Ya está pasando con una empresa canadiense que intenta reclamar a la Comunidad de Galicia indemnizaciones millonarias por la “poca sostenibilidad” de sus métodos para explotar una mina de oro. ¿Que creen que harán estas multinacionales?. Ese status quo del que habla este señor y que lleva siglos funcionando ya ha demostrado su sostenibilidad y la evolución a la que nos están llevando, hacia un gobierno mundial de lobbies y sin derecho social alguno mediante la tecnología, Internet y anarquistas empresariales no se le ve un buen futuro y peor aún con propagandistas, que nos intentan convencer de que es mejor ser un esclavo sin ningún derecho de Uber que cotizar a la SS y disfrutar de derechos sociales básicos.