Huelga de transporte de 3 días a partir del 17 de noviembre


Compártelo!

image

Que patéticos son estos transportistas

No podían ponérselo más a webo a las grandes empresas
Ahora para que a las grandes empresas les devuelvan los cientos de miles de euros robados por el estado del céntimo sanitario, le van a hacer la huelga y sacarle las castañas del fuego los que tienen para cobrar unos cuantos cientos de euros, o sea, los autónomos o Pymes que con otras reivindicaciones mucho más importantes no tienen la Unión necesaria para hacer ellos solos la huelga. Lo que tenían que hacer era una huelga en contra del cobro por parte de estas grandes empresas del dichoso céntimo sanitario y boicotearles ese cobro. Y a continuación, o sea, después de esos tres días, seguir con sus reivindicaciones y sin mover un solo camión. Ya, claro, nadie lo va a hacer, claro, la letras corren igual que el camión este o no parado. Por eso nunca podrán arreglar nada los pequeños y autónomos transportistas y de eso mismo es de lo que se aprovechan las grandes.

Hay Demasiada atomización del sector, incluso de asociaciones y mi análisis del problema es el poco espíritu democrático que hay entre los transportistas, porque la mayoría, se afilian a una asociación para luchar por un interés propio y cuando esa asociación no defiende su interés la abandona. Y ¿porque digo que hay poco espíritu democrático?. En primer lugar porque las organizaciones se controlan de arriba para abajo, o sea, el presidente o la dirección propone y los de abajo (socios) votan, pero votan lo que le interesó a la presidencia proponer, cuando debería ser al revés, los socios tendrían que ser los que presentaran sus propuestas y luego votarlas. En este sentido ¿que hace Fenadismer firmando un documento de huelga con las asociaciones enemigas o que se supone rivales?
Y en segundo lugar los socios de estas asociaciones solo piensan en sus problemas propios sin hacer suyos los que otro compañero asociado pueda tener y luchar y proponer soluciones dentro de su propia organización para llegar a acuerdos y elevar esas propuestas a las organizaciones superiores como son las federaciones que son las que están en comunicación directa con las administraciones del estado.
Y otra falta de espíritu democrático es el querer que las organizaciones nos arreglen los problemas pero sin que tengamos nosotros ninguna responsabilidad, o sea, nadie quiere ponerse al frente como director o presidente pero si que le resuelvan su problema y criticar y erosionar la labor del que está dando la cara y que muchas veces se la están rompiendo precisamente por ese socio.
Aunque para mi lo peor es lo que dije antes, aquí en este país se gobierna de arriba para abajo en lugar de hacerlo al revés y establecer mecanismos para que el que gobierna, si lo hace en contra de quien lo puso en ese lugar, lo puedan sustituir automáticamente sin mediación de proceso electoral alguno, por supuesto que a la espera de elegir otro representante en otras elecciones democráticas, pero en el momento de la tradición a sus socios, que exista un mecanismo para destituírlo.
Para mi, estos son los problemas por los que existe tanta asociación, tanta plataforma y tanta reivindicación particular y que lo que deberíamos era tomar ejemplo de esta nueva organización que se está convirtiendo en partido político para poder acceder a las próximas elecciones como es Podemos y que en su congreso de estas semanas pasadas, ha logrado unir a todas las mareas (blanca, verde, mineros etc) que habían estado luchando y manifestándose cada una por su lado sin lograr nada más que en los medios de comunicación comprados por el gobierno los acusaran de terroristas de la kaleboroka. Por desgracia y por eso saco estas conclusiones no vi en este congreso ninguna “marea transportista” sintiéndonos tan atacados o más incluso que los sanitarios de las mareas blancas o que los maestros de la educación de las mareas verdes, etc. Es una pena, pero claro, mientras estemos tan divididos no puede existir ninguna “marea camionera”.