Falsos, falsos y más falsos


Compártelo!

image

Falsos camioneros, falsos autónomos, falsas personas y falsos transportistas.

Falsos camioneros
Se llaman a si mismos camioneros, cuando los auténticos camioneros se ayudaban unos a otros. ¿Dónde está esa ayuda al compañero Jesús Abad?. Se sabe que, por lo menos 20 compañeros de la misma empresa están en la misma situación, pero es que ésta, la sufren infinidad de camioneros en muchas de las grandes empresas, que, precisamente también manejan las relaciones con la administración en materia de transporte, así han aprobado estas reformas laborales esclavizantes, en las que las grandes empresas campan a sus anchas.

Falsos autónomos
Falsos e hipócritas con aires de grandeza, estos, que se preocupan más por la gran empresa esclavizadora que por un compañero, a la que, el sólo, se enfrenta sin ningún apoyo por parte de éstos falsos compañeros autónomos. Éstos que van arreglando el transporte en los bares y redes sociales, y que luego instalan la costumbre entre los cargadores, de cargarse y descargarse el camión. Claro, es que, les corren mucho las letras y hay que hacer más trabajo y más horas de conducción de forma ilegal, con imanes y otras trampas, para llegar a tiempo de pagar la letra.

Falsas personas
Que se dedican a difamar a una persona que lucha por sus derechos y, a la vez, de todos esos difamadores que intentan menospreciar la, triste acción a la que ninguna de estas falsas personas no tendría la agallas necesarias, ni siquiera de pensar, porque viven bien y creen, desde su atalaya, que el que no vive como ellos es por que no quieren. Típico argumento de los niños de papá a los que todo se lo dieron hecho.

Falsos transportistas
Transportistas que se creen que, con reclamar el céntimo sanitario, están luchando por su sector y no ven la competencia desleal que tienen en casa con estas macro empresas que, ahorrándose todos los gastos laborales de sus trabajadores, les están haciendo en sus narices. Incluso, haciéndoles, éstas grandes empresas, mirar para otro lado y así no ver a los verdaderos verdugos del transporte español. Parece mentira la poca astucia de estos que se autodenominan transportistas.

Si pensabais, que, con tanto traidor en las filas, les podíais hacer la guerra a los enemigos del sector del transporte, con lo que está pasando alrededor de la situación de nuestro compañero Jesús Abad, os daréis cuenta de que el enemigo está en nuestra casa. Aparte de dividirnos, nos han colado troyanos dentro de nuestros muros. La batalla está, de inicio, perdida. D.E.P. transporte.