Como afrontar una averia en carretera según Mercedes


Compártelo!

El excesivo desgaste de las piezas, un golpe, el clima o incluso la falta de mantenimiento son algunos de los principales causantes de las averías de nuestros camiones, siendo la refrigeración, los neumáticos o la batería los elementos que más sufren y que más de un disgusto generan entre los conductores. Hoy compartimos una serie de consejos para afrontar con éxito una avería en vuestra ruta.

Pocas son las ocasiones en las que nos alegramos de llevar nuestro vehículo al taller, ya que por regla general es consecuencia de una avería o un problema que solucionar, o en el mejor de los casos cuando es una revisión rutinaria o una mera puesta a punto. Con la intención de evitar estas visitas frecuentes, os mostramos algunos de los casos más comunes de averías y cómo prevenirlos para que podáis desplazaros con total seguridad.

Las 5 averías más comunes.

  1. Por un lado, el sistema de refrigeración, que cuenta con varios elementos responsables de mantener la temperatura del motor en un nivel óptimo, o la bomba de agua, una de las piezas que más se suele averiar por múltiples motivos. Ambos problemas pueden evitarse con una correcta rutina de revisión y mantenimiento, prestando particular atención a los niveles y calidad del líquido refrigerante; además de absorber las altas temperaturas del motor, evita la corrosión y erosión de sus componentes.
  2. Por otro lado, los neumáticos, que pueden verse afectados negativamente por una presión incorrecta, un clima excesivamente caluroso o una conducción por encima de la velocidad recomendada. En este caso, es importante hacer una revisión periódica de los neumáticos ya que su deterioro en carretera puede generar más de un susto a los conductores, que puede resultar en graves accidentes.
  3. Otra de las piezas más damnificadas es la correa de ventilador, esto es, la encargada de refrigerar el agua del radiador cuando éste no puede enfriarse con el aire natural que entra en el camión por la parte frontal. Este tipo de averías se pueden producir, sobre todo, en meses con temperaturas muy elevadas, cuando el vehículo se encuentra parado o si circula a una velocidad muy baja.
  4. La avería del sistema ABS también es otra de las habituales, y puede producirse como consecuencia de un mal flujo del líquido de frenos. Entre las causas, destacan los latiguillos doblados, un mantenimiento antióxido incorrecto de las pinzas de frenos, y en algunos casos, el corte de los cables de los sensores.
  5. Y por último, pero no menos importante, la batería. Un mal funcionamiento del alternador, temperaturas bajo cero o una incorrecta descarga al dejar las luces del camión encendidas durante un largo periodo de tiempo parado son algunas de las causas.

Estas son algunas de las principales averías que puedes experimentar con tu camión:

Sistemas de refrigeración

Bombas de agua y líquido refrigerante.

Neumáticos

Presión incorrecta.

Correa del ventilador

Temperatura y movimiento, claves.

Sistema ABS

Flujo incorrecto de líquidos o corte de los cables sensores.

Batería

Problemas con el alternador o bajas temperaturas.

¿Cómo afrontar una avería en el camino?

Si la avería se produce en un entorno urbano o poblado, el protocolo de actuación es sencillo ya que es más común encontrar ayuda en estas situaciones que en carretera. Como consejo principal, se debe activar el alumbrado de seguridad y, si el motor aún funciona, intentar apartarse hasta conseguir no obstaculizar la circulación. En caso de fallo del motor o si no es posible mover el camión, se deberá señalizar con los triángulos de emergencia y hacer uso del chaleco reflectante.

Por el contrario, si la avería tiene lugar en carretera, lo primero que hay que extremar es la atención y el cuidado en cada acción ya que la velocidad de circulación es mucho mayor que en un entorno urbano y la ayuda escasea. De nuevo, se deberán activar las luces de emergencia y las de posición -si es de noche-, y apartarse al arcén a la espera de asistencia profesional.

En ambos casos, como vemos, la señalización posterior a una avería es fundamental a la hora de evitar situaciones de peligro en cadena. Tras inmovilizar el camión y activar las luces de emergencia, deberemos equiparnos con el chaleco reflectante para identificarnos (y si queremos evitarnos una sanción de 200 euros, ya que el uso del mismo es obligatorio) y de cara a la posterior colocación de los triángulos de emergencia.

A la hora de colocar el triángulo de seguridad existen dos opciones. En el primer caso, válido para las vías de doble sentido, se deberá colocar un triángulo en la parte delantera y trasera del camión a una distancia aproximada de 50 metros cado uno (a más distancia si la visibilidad de la carretera no es buena). En el segundo caso, cuando hace referencia a una avería en autopista o autovía, el protocolo indica que el triángulo se debe colocar en la zona trasera del camión, igualmente, a una distancia de 50 metros.

El último consejo es el de avisar. Por un lado, a las autoridades pertinentes de lo ocurrido por si fuera necesario instalar señalización adicional en caso de no poder desplazar el camión a un lugar seguro. Y, por otro lado, avisar a tu servicio de asistencia para que tomen las medidas necesarias para tu seguridad y posterior solución de averías.

La asistencia que se traduce en tranquilidad.

Tener toda esta información, tanto las principales averías que se suelen producir y el saber cómo afrontarlas, es de vital importancia para que lleves a cabo tu trabajo con seguridad, pero en Mercedes-Benz tenemos la clave para que esa tranquilidad y confianza sea total. Se trata de nuestro servicio Mercedes-Benz Uptime, un servicio pensado para detectar posibles averías antes de que éstas se produzcan y así puedas solventarlo en el Taller Oficial más cercano.

Mercedes-Benz Uptime está conectado a todos los sistemas de abordo del camión, y diariamente recoge datos sobre su estado. Si encuentra cualquier tipo de avería, ya sea inminente o potencial, en un plazo máximo de 240 segundos genera y envía un diagnóstico de actuación al concesionario para la posterior intervención del taller, indicando las piezas necesarias para la intervención y la ubicación del vehículo que necesita reparación.

Al mismo tiempo, Mercedes-Benz Uptime aporta información al conductor sobre los talleres más cercanos y ayuda a planificar todas las tareas para asegurar la máxima disponibilidad del vehículo, ya que un camión sólo produce cuando está en servicio. Con Uptime, tendrás un gran aliado en carretera y podrás solventar las averías que puedan producirse en el menor tiempo posible y con toda la confianza de Mercedes-Benz.

Descúbrelo aquí:

Mercedes Benz Trucks